Actualidad, Ibi
Pepe Arroyo Tripiana se jubila tras más de cuarenta años al frente del área de Cultura del Ayuntamiento de Ibi

“Mi fidelidad siempre ha estado con la gente y mi trabajo”

10 diciembre 2023

Los últimos cuarenta años de historia de la cultura en Ibi tienen en Pepe Arroyo Tripiana a un testigo de excepción. Su trabajo como coordinador y programador al frente del Consistorio ibense estas cuatro décadas le proporcionan una visión panorámica donde se aprecia con claridad la evolución que ha experimentado la cultura en todos sus ámbitos. Y esa trayectoria, ahora que inicia una nueva etapa en su vida, es muy satisfactoria “porque hemos alcanzado un gran prestigio a nivel autonómico y nacional. Somos un referente”.

Pepe Arroyo comenzó a trabajar en el área de Cultura en el año 82 y en aquel momento se estaba construyendo el Centro Cultural, que se inauguraría en abril del año siguiente. Por aquel entonces, recuerda, “no existían la mayoría de los grupos socio-culturales que ahora conocemos, solo entidades como la Unión Musical o el grupo de danzas, que ya estaban consolidadas”, y la apertura de la casa de la cultura fue comienzo de muchas de las que hoy existen.

El empuje se debió a la posibilidad que otorgaba esta nueva infraestructura “de realizar una programación estable a lo largo del año, atendiendo a las distintas sensibilidades sociales, y de prestar apoyo a los grupos y asociaciones que estaban emergiendo para que pudieran desarrollar su actividad de manera continuada”. Este fue el caso de Font Viva, de la escuela municipal de ballet o de Castell Vermell, embrión del grupo de xaramiters.

Los años ochenta fueron también un periodo fructífero en el ámbito festivo, con la recuperación de les festes d’hivern, un área que estaba integrada entonces en la concejalía de Cultura y que le tocó organizar de manera muy directa.
Ibi se integró en el Circuito Valenciano de Teatro en el 87, solo un año después de su constitución, y eso “nos permitió, fundamentalmente, estar en contacto con gente de la profesión para contrastar opiniones y estar al día de las novedades”. En aquellos inicios, el Circuito contaba con una docena de compañías valencianas, frente a las 300 tiene ahora, y el compromiso era que se programaran sus espectáculos en todo el territorio.

Pepe recuerda también los inicios de esta importante iniciativa y como se trabajó para dirigirla hacia la creación de una verdadera industria cultural, porque “la cultura se ha entendido muchas veces como algo altruista, que hace la gente que está desocupada; pero lo cierto, es que detrás de las compañías hay una infraestructura importante, con muchos costes económicos, y si no trabajan, no pueden funcionar”. De hecho, “a raíz de la pandemia han desaparecido muchos grupos, porque no han tenido un colchón suficiente para soportar el parón”, señala

Confianza del público
Con el paso del tiempo, el área cultural de Ibi ha ido consolidando un público estable para el teatro, gracias a sus programaciones, pero también hacia otras propuestas artísticas, como la danza contemporánea, la música o las artes plásticas. Sobre esta última, Pepe Arroyo destaca, primordialmente, las exposiciones que se hicieron del proyecto Girarte durante diez años y que trajeron a Ibi las obras de prestigiosos autores nacionales.
Pese al crecimiento logrado, reconoce que programar “siempre entraña un riesgo” y, al margen de apuestas seguras como El brujo, “que siempre llenaba”, ha habido otras donde “eran más actores en el escenario que espectadores en las butacas”.

Sin embargo, tiene claro que la clave del éxito ha sido la constancia y una labor sincera de aproximación al público, trayendo espectáculos para todos los gustos. También se desarrolló durante un tiempo una faceta pedagógica, que alcanzó un gran éxito. Se trata de las semanas de teatro escolar, donde los colegios preparaban obras, que representaban después en el Centro Cultural, “y llegaron a ponerse en escena en una semana hasta 42 obras”.

Más de cien espectáculos
Otras dos infraestructuras han marcado también la evolución cultural del municipio ibense: el Teatro Río y la ermita de San Vicente.
Tras la adquisición por parte del Ayuntamiento a mediados de los ochenta, la ermita ha ido adquiriendo un protagonismo propio como sala de exposiciones y por ella han pasado, no solo autores de reconocido prestigio, sino también todos los artistas locales. Para Pepe Arroyo, su enclave privilegiado en el centro del casco urbano ha sido decisivo a la hora de consolidar este espacio para la promoción cultural.
En cuanto al Teatro Río, su aparición en escena hace once años ha supuesto otro nuevo revulsivo en la cultura local, sobre todo en el ámbito musical.
Por su escenario han pasado artistas consagrados como Mónica Naranjo, Rafael, Pablo Alborán, Ara Malikian, “cuyos cachés ahora sería imposible”, y también una joven y desconocida entonces Rosalía, que actuó junto a Soleá Morente.

El Teatro Río ha permitido, señala Pepe, “dar un paso más a la hora de ofrecer una oferta cultural amplia y completa a toda la población pero, al igual que la casa de cultura, está siendo el motor del desarrollo de la cultura local con un apoyo firme a todos los colectivos para que puedan programar sus conferencias, cine y espectáculos de todo tipo y benéficos”.

Son más de 100 espectáculos los que pueden verse en Ibi a lo largo del año, la mayoría en “uno de los mejores espacios escénicos del país”, subraya Arroyo.
En cambio, un escenario fallido por su mala acústica es el auditorio al aire libre del parque Les Hortes, aunque Pepe Arroyo señala que podrá recuperarse con la finalización del proyecto de la Casa de los Reyes Magos.

Son muchos más los ámbitos culturales en los que ha trabajado y que se han consolidado y prestigiado con el paso de los años, como los concursos de narrativa infantil, fotografía, pintura rápida, teatro amateur y jazzorama y no esconde que le invadirá la nostalgia tras cuarenta años al frente de la gestión cultural de Ibi.

Pepe se marcha dejando un panorama consolidado en muchos aspectos, tanto a nivel artístico como presupuestario, con partidas de 150.000 euros para el Teatro Río, y se despide afirmando que su fidelidad siempre ha sido para su trabajo y pensando en la gente de Ibi, y nunca “ningún alcalde ni concejal de Cultura me ha llamado para decirme que suspendiera o no programara algún espectáculo; no me ha pasado nunca”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

  • Esta es la opinión de los internautas, no de escaparatedigital.com.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • El e-mail debe ser correcto ya que el comentario será validado a través de dicho correo electrónico, aunque este campo será ocultado en los comentarios.
  • Los comentarios vertidos en esta web son responsabilidad de sus respectivos remitentes, no de Escaparate Digital La IP y el mail de los remitentes serán guardados y podrán ser facilitados a las autoridades competentes en caso de que éstas los requieran.
  • Los comentarios que no se refieran a la noticia o artículo al que corresponden serán eliminados o no autorizados.

Los datos personales recogidos formarán parte de un fichero automatizado debidamente inscrito en la Agencia de Protección de Datos, propiedad de AREA OBERTA, S.L, con CIF B-03989845 y con domicilio en Avda. Juan Carlos I, de Ibi, cuya única finalidad es gestionar el servicio. Como responsable del fichero, ESCAPARATE garantiza el cumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal. El usuario podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose a info@escaparatedigital.com. Àrea Oberta se reserva el derecho a publicar estos comentarios en la edición impresa de Escaparate o en cualquier otro soporte.

1 × 2 =