Opinión

Los gases lacrimógenos ya estaban inventados, como la pólvora

Vivimos tiempos nuevos, tiempos salvajes, como cantaban en su tema memorable los Ilegales. Algunos roles están cambiados: de toda la vida, lo de correr delante de los grises era más cosa de rojillos en tiempos del caudillo, pero ahora ha nacido la “Caye Borroka”, ahí es nada. Los que se apean del Audi SR o similar para tomar la calle delante de la pasma. Qué cosas. Por qué me da a mí que, en realidad, cuando los antidisturbios sacan las porras -sea quien sea el que montó el sarao- no es tanto porque se manifieste la gente, sino porque unos cuantos se pasan de la raya (esta expresión ahora mismo cobra todo el sentido de la palabra).

No sé si he mencionado ya en estas páginas que la manifa que he visto más multitudinaria en la ciudad de Alicante, si sirve de termómetro de descontento social, fue contra la guerra en Irak (la segunda, la de las armas de destrucción masiva) y a pesar de que había miles de participantes, no se produjo ni el más leve altercado. Normal. Había familias, mayores, jóvenes… transversal, como se dice ahora. Pero al faltar los “broncas”, esa minoría profesional de reventar cualquier concentración en la calle, los agentes de orden público ni se estrenaron.

En cambio, tradicionalmente suele haber cargas en otras muchas, que eran más cosas de izquierdas, y ahora se ha repetido cuando las derechas se han rebelado porque todo apunta a que les esperan otros cuatro años en la oposición. La amnistía es la excusa, ni a ellos ni a nadie les va a cambiar la vida. Tienen todo el derecho a protestar y a rechazar el indulto a los independentistas, pero han descubierto los gases lacrimógenos. Mecaaaachis. Como es posible que nos zurren estos uniformados, que son “de los nuestros” (o eso creían los ‘cayetanos’), y estos aporreados ‘gentes de bien’ han alentado a los maderos nada menos a que desobedezcan las “órdenes ilegales” que vienen de arriba, del Gobierno. Cómo no. Para empezar, como siempre, cuando uno tiene conocimiento de cualquier ilegalidad, su obligación como ciudadano responsable es acudir a un juzgado. Claro, huele mucho que no hay ninguna consigna especial para la ocasión, sino que cuando en tumulto con valla de contención, el policía advierte de que ahí está el límite, que no se puede pasar, quien no hace caso, ya sabe a qué se expone. Como reza nuestro dicho popular de estas tierras, “qui no vullga pols, que no vaja a la era…”

Hasta tal punto hay gentucilla aficionada a montar el pollo en las manifas, sean del signo que sean, que he leído por ahí que algunos de los violentos identificados estos días contra Sánchez también armaban el cisco en su día contra Rajoy. De hecho, entre los insultos que se oyen estas noches en varias ciudades, alguno iba dirigido a Feijóo. Me temo que se puede repetir aquello de que “unos movían las ramas del árbol y otros recogían los frutos”, cuando el nacionalismo del PNV dejaba a los exaltados abertzales hacer de las suyas en los años 80 y 90, pero la “bestia” se les desbocó. Ahora al PP le puede pasar algo parecido, al espolear a los cachorros ultras de Vox. Por suerte, muchos dirigentes populares relevantes ya han condenado las violencias en la calle. Eso es más responsable. ¿Manifestarse? Claro. ¿Faltar al respeto con exabruptos y banderas franquistas? Eso es otra cosa. Y por cierto, ojalá se aclare y hagan pagar a quien ha disparado a Alejo Vidal-Quadras. Intentar matar a alguien entra ya en otra dimensión, condenable sin disculpas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

  • Esta es la opinión de los internautas, no de escaparatedigital.com.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • El e-mail debe ser correcto ya que el comentario será validado a través de dicho correo electrónico, aunque este campo será ocultado en los comentarios.
  • Los comentarios vertidos en esta web son responsabilidad de sus respectivos remitentes, no de Escaparate Digital La IP y el mail de los remitentes serán guardados y podrán ser facilitados a las autoridades competentes en caso de que éstas los requieran.
  • Los comentarios que no se refieran a la noticia o artículo al que corresponden serán eliminados o no autorizados.

Los datos personales recogidos formarán parte de un fichero automatizado debidamente inscrito en la Agencia de Protección de Datos, propiedad de AREA OBERTA, S.L, con CIF B-03989845 y con domicilio en Avda. Juan Carlos I, de Ibi, cuya única finalidad es gestionar el servicio. Como responsable del fichero, ESCAPARATE garantiza el cumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal. El usuario podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose a info@escaparatedigital.com. Àrea Oberta se reserva el derecho a publicar estos comentarios en la edición impresa de Escaparate o en cualquier otro soporte.

5 × 2 =